sábado, 13 de febrero de 2010

SILENCIO

Silencio. Ruidoso y explícito. No supone nada en mi vida hasta que logra fusionarse con mi alma y confundir el remedio con la enfermedad. Un silencio que bajo la apariencia de aliado, resulta ser un traidor que cruza las líneas al anochecer. Bajo ese aire de educación reposada, late un corazón cruel. Silencio. Asesino de miradas y de gestos. El tacto se vuelve frío. Ecos de recuerdos archivados en los sótanos del subconsciente. Arenas movedizas donde se disuelve lo pactado. Silencio. Se oye por todas partes y a todas horas. Es la banda sonora de esta película.

.

4 comentarios:

Judit Esteban dijo...

Bueno, en realidad pienso que el silencio posee una belleza indescriptible, una belleza que poca gente sabe apreciar. El problema es que los minutos del silencio de verdad se pueden contar con los dedos de las manos. El silencio es casi siempre bueno (mientras no sea interno).

KOKYCID dijo...

Efectivamente hay un silencio precioso y sagrado, que nace del corazón en momentos únicos. Pero ni se disfraza de caballero educado,ni marca distancias,ni retumba en los oidos. El silencio que suena hoy es vil y nace en la mente.

Atapuerques dijo...

Silencio, Silencio es el que se "oye" en la ciudad después de la monumental nevada. Ni coches, ni pájaros, ni comercios, ni gente. Blanco silencio.
Lo tuyo podría ser gripe.

BIPOLAR dijo...

:D :D Atapuerqués (no si al final veo un futuro entre nosotros)

El silencio que se masca en la mente es el del asesino. Me estás dando miedo. Y decías tú de mili...