lunes, 8 de febrero de 2010

CUANDO ES NO, ES NO.

A veces uno parece bobo y no actúa, no se posiciona, con tal de no violentarse... Los enfrentamientos, sean del índole y la gravedad que sean, mejor rodearlos.
¿Qué importancia tiene que se te cuele una ancianita en la cola del Mercadona?. No te apetecía mucho venir, pero como les vas a decir que no. Total, cuando te quieres dar cuenta ya te han metido el gol. Deja, deja, si al final seguro que pagas tú...
Y así vive uno tranquilo, sin demasiados sobresaltos, intentando llegar a viejo sin quedarse del todo calvo y con algún que otro conocimiento adquirido en el viaje.
Uno va avanzando poco a poco. Plácidamente. A velocidad de crucero. Sorteando los pequeños islotes, cuando de golpe se topa con uno plantado allí a propósito. No es ninguna casualidad. No lo ha arrastrado la corriente, que va, se ve de lejos que está allí intencionadamente. Y sin saber porque, uno se va calentando hasta que salta la chispa que hace que uno sujete fuerte el timón y no lo vire para sortearlo. Puede que uno exagere la importancia del obstáculo o se obsesione con él , pero fuera por lo que fuera, en ese mismo momento tiene la certeza de que no modificará el rumbo y navegará "a derecho" pase lo que pase. Puede ser cabezonería estéril, o puede que sea la convicción de saber que uno hace lo que tiene que hacer.

.

4 comentarios:

KOKYCID dijo...

A veces pagan justos por pecadores, los tan de moda "efectos colaterales"...

BIPOLAR dijo...

Si lo malo no es ser buena persona, ni parecer bobo, es que cuando uno dice ¡BASTA!, nadie lo soporta.

Atapuerques dijo...

En mi pueblo hay un matón, y yo he preferido virar el rumbo, pasar de él como de la mierda, y ahora soy el más feliz del mundo.

KOKYCID dijo...

Tu si que sabes Ata. Si señor.