martes, 11 de diciembre de 2012

UNA HISTORIA INCREIBLE.

La historieta merece la pena. Igual me enrollo y se hace pelín pesada, pero de verdad que merece la pena. Si no me la llega a contar directamente el protagonista, jamás me la hubiese creido. Habría pensado que se trataba de una exageración. Pero qué va, estas cosas -por lo visto- pasan.
Nos ponemos en situación: Fernando es el tío de una amiga mía, tiene sesenta años y está prejubilado. Mediana estatura. Pelo cano. Aspecto atildado y cara de buena gente.
Un día cualquiera se mete en el Brico Leal y coge unos botes de pintura (uno en cada mano) y un enchufe. Por no tener que ir cargando con una cesta, se mete el enchufe en el bolsillo de la cazadora. Pasa por caja y paga. Al ir a salir, pita. Se para, vuelve a caja y se ponen a ver que es lo que puede haber pitado. Piensa que tal vez sean las llaves y se mete la mano en el bolsillo de la cazadora para sacarlas, y es ahí cuando se da cuenta de que se llevaba el enchufe sin querer.
-Anda, es esto, que bobada, se me había olvidado. Perdona. Ten, los 3,50 eur...
-Lo siento, tengo que llamar al encargado.
- Como vas a llamar al encargado por 3,50 eur, si además ha sido un despiste, ¿no pensaras que lo quería robar...?
- Lo siento, tengo que llamar al encargado.
Bueno, pues aunque resulte increíble, viene el encargado y dice que tiene que llamar a la policía y denunciarlo. Fernando no se lo cree:  "¡Esto pasa de kafkiano!".
 Por resumir: acaban llegando un coche de policía local (con tres agentes) y uno de la nacional (con otros dos). En total 5 policías para un prejubilado que estaba "robando" tres euros y medio.
Si esto ya suena a chiste, lo gordo es que a los dos días se celebra un "juicio rápido" con la presencia del encargado y de la cajera. Un juicio con su juez, y toda la parafernalia.
- "Esto es de locos, pero visto lo visto ya solo quiero hacer constar, y que quede bien reflejado que por 3,5 eur estamos aquí haciendo perder el tiempo a un juez, ocupando una sala y haciendo coger horas libres a dos empleados de Brico Leal, amén de los cinco policías que subieron el otro día a detenerme en vez de estar haciendo algo de más provecho..."
¿Alucinante?, pues para más coña, al final le ha caído una  multa de ciento y pico euros.
Poco más puedo añadir a este despropósito. Incluso suponiendo que hubiese existido intención de robo (que conociendo a Fernando, estoy seguro de que no la hubo) ¿como se puede, por 3,50 eur, mandar a cinco policías, celebrar un juicio y multar con más de cien euros...?
Eso sí,  luego Gallardón quiere implantar unas tasas judiciales, los Diaz Ferran y los Gao Ping se nos escapan y las denuncias de estafa y malversación tardan meses en tramitarse por el atasco de los juzgados...
¡Ay  Señor,  llevame pronto!.




3 comentarios:

Spaghetti dijo...

Joer...Aunque la cantidad no importe,Esto pasa de castaño oscuro. Si además le condenaron a pagar las costas, abogado y procurador, seguro que supera los mil euros.

Anónimo dijo...

Me pregunto si el "encargado valiente" hubiese avisado a la policia igualmente, si el "chorizo" hubiese sido un tipo tatuao, lleno de aros y piercings y con pinta matón... Lo dudo. Y los munipas ni te cuento (habrían tardado hora y cuarto en llegar)

Temujin dijo...

Yo estoy más bien con el anonimo...