sábado, 21 de mayo de 2011

IF YOU WANT TO MAKE A WORLD...

Llego tarde. Ya todo el mundo ha escrito y opinado sobre el tema, pero como tengo bastantes dudas respecto a que pensar sobre las movilizaciones que estamos viviendo estos días, quiero dejar aquí mis impresiones, para pasado un tiempo ver con la perspectiva necesaria como estaba de equivocado el sábado 21 de mayo de 2.011.
Creo que todo el mundo firmaría sin dudarlo que el pueblo no tiene porque subvencionar a la banca, que la ley de electoral debería ser modificada, así como la ley d´Hont y su distribución de votos y que prefeririamos listas abiertas... Pero lo que ya no tengo tan claro es si estas "acampadas espontáneas" ayudarán en algo a conseguirlo. Que yo sepa ya hay varios partidos que llevan años peleando por esto, pero son partidos minoritarios que no reciben el apoyo de la gente. La gran mayoría no los votamos por miedo a "perder" el voto y en favor del "voto útil" (el mayor invento de los dos grandes que aunque de cara a la galería están todo el día peleándose, a la hora de repartirse el pastel son como dos grandes monopolios que pactan sus tarifas, cuotas de mercado y beneficios sobre el inocente consumidor).
Los discursos románticos y genéricos arrastran. Las utopías nos hacen soñar. El desencanto nos sacude. Muy bien. Pero hace falta algo más. Hacen falta ideas prácticas, soluciones aplicables y concretas. Protestar esta muy bien, pero hay que mojarse y proponer actuaciones que ayuden a solucionar los problemas.
De siempre he creído que el autentico cambio llegará más por los cambios efectuados a nivel personal que por los pretendidos cambios globales ("If you want to make the world a better place, take a look at your self, then make a change!"). Resulta más fácil echar la culpa al empedrado y no actuar.
¿Quién duda que hace falta un cambio en el sistema? pero tal vez sea más factible cambiarlo desde dentro que con cartulinas pintadas a colorines.
De todas formas aunque solo sea por el sentimiento de ilusión que esta prendiendo en la gente joven, creo que merece la pena el 15-M
El tiempo nos dirá.


.

5 comentarios:

María dijo...

Es cierto KOKY, que todos estamos expectantes, es cierto que suena todo demasiado a romántico y a la revolución del 68 o la de con flores en le pelo o a tantas y tantas movilizaciones que al final salvo como símbolos poco o nada hicieron por que las cosas cambiaran, pero es verdad también KOKY, que algo es algo y que por algún sitio hay que empezar.

Ciertamente todas esas propuestas han sido llevadas a la palestra sin éxito por grupos minoritarios sin éxito, pero justamente de eso se trata, que los de la sartén por el mango se den cuenta que no son una minoría quienes desean esos cambios, que son más que necesarios y que algunos están dispuestos a llegar hasta donde sea por conseguirlo.

Desde luego a mi me encantaría que las mentes privilegiadas de este país, intelectuales y demás eminencias se pusieran al frente de estas acampadas y les dieran forma y consistencia para que no quedaran en nada.

Y que no los manipulen ni les hagan colocarse ninguna sigla que enturbie la esperanza que hoy todos o casi todos, tenemos puestos en ellos...

¡¡Desde luego cuentan con todo mi apoyo y si hay que ir a dormir a la calle todos para que nos escuchen quien deba hacerlo, yo... estoy dispuesta!! Y... además te cuido a tu pequeñajo si te animas;-)



Un beso grande KOKY, me alegro mucho de tu resurrección... me tenías preocupada:))

Temujin dijo...

KOKI, yo me presento en Buniel por un partido que defiende las listas abiertas y algunas cosas más.
Pienso, luego estorbo... pone en una pancarta, esa frase ya dice todo...

Temujin dijo...

UN saludo

BIPOLAR dijo...

¿Qué te parece reformar la Consitución?

Creo que a los que no interesa, son a los grandes lobos esteparios...

Atapuerques dijo...

Quedan muy bonitas estas acampadas y parecen muy ideales de la muerte,con consignas que firmamos cualquiera, pero no pienso que sean efectivas.
Nuestra sociedad y, principalmente nuestros jovenes, tienen muchos más motivos para manifestarse con más radicalismo que el que vemos en cualquier pais árabe.
Si no, brindis al sol, valga la redundancia.