jueves, 18 de noviembre de 2010

¿Y AHORA QUE...?

¡Que malos son los traumas infantiles, madre!. Me pase desde los siete años hasta los quince pidiendo a los Reyes Magos el "Big-Trak", un híbrido entre tanqueta militar y nave lunar que programabas y obedecía tus ordenes (no era teledirigido, era programable, algo mucho más innovador a finales de los 70). El juguete era muy caro y el prepuesto de Sus Majestades muy reducido, así que tuve que esperar hasta casi los dieciocho. Entonces Melchor and friends se enrollaron y me lo pusieron. Como ya estaba pasado de moda lo tuvieron que mandar pedir a Chapero (aún lo conservo y todavía funciona). Ese debió de ser uno de los primeros traumas.
Ya después, una vez casado y todo, me dio por Mazinger Z. Conseguí a través de e-bay los episodios en DVD y el álbum de cromos completo y como nuevo. Familiares y amigos me ayudaron a tener casi todas las figuras, posters, caretas, y demás, del robot que es fuerte y muy bravo, que es una furia... (al final tuve que pedir por favor, que dejasen de regalarme cosas y cositas de Mazinger, porque si no iba a acabar odiándolo).
Pasé de los brutos mecánicos a los Casios digitales clásicos (el "reloj de Primera Comunión"). No me llevo demasiado tiempo encontrar el más básico, el plateado de toda la vida. Lo encontré en una joyería perdida en Santander (hace un par de años todavía no habían vuelto los 80) y por menos de veinte euros superé otro trauma.
La última "moreneta" era la Biciccross BH. No me valía ni la Orbea Furia, ni la Crosseta, ni la Motoreta GAC, ni la Derbi Rabassa Panther, ni la Torrot TT que por cierto fue la primera bici que tuve, me la regalaron mis tíos, roja, flamante, con caja de cambios en la barra central... y me la robó un gitano cabrón en la Deportiva.
Pues eso: más de dos años buscando un Bicicross BH, roja, con el asiento de goma espuma (no el de plástico duro de la segunda versión), que no fuese el modelo plegable y que estuviese medianamente bien conservada (a casi todas les faltaban los guardabarros, y resulta casi imposible encontrar una que tenga la llave). Y por fin la encontré en Oviedo. El otro día se la llevaron a casa de mi hermano. Tengo que ir a Asturias a recogerla. Pero ya es mía. Es una joyita. Cómo diría el enano del Señor de los anillos: "miiiii teeesoooorooooo...."


¡Objetivo cumplido! ¿Por qué me dará ahora...?.
.

7 comentarios:

KOKYCID dijo...

Ah si, ya se. A por la serie de TV "Salvados por la Campana", que también me marcó mucho.

Anónimo dijo...

Deberías de mirartelo, pero tu no podías ser una persona normal como yo???? (Fran)

Álvaro Tilo dijo...

Como decía, Pedro Ruiz, la única diferencia entre un niño y un adulto está en el precio del juguete. Afortunadamente todos seguimos disfrutando con ellos.

Un cordial saludo

BIPOLAR dijo...

y cualquiera te dice que no...

Temujin dijo...

Mazinguer y Torrot MX me marcaron, el "Excaletri" fue mi ilusion y no me lo regalaron, se lo he comprado a mi hijo je, je..

María dijo...

Jajajaja ¡¡cómo anda el patio!! :-)

Pues mira cuando vayas a Oviedo a buscar tu bici, me avisas que me voy contigo y de paso visito a mis hermanos y mis ratoncillos de sobrinas que hace mil años que no los veo :-) a ver si llegan pronto las Navidades...

En fin, KOKY, yo creo que no puedes quejarte cómo te trata la vida, tardará más tardará menos, pero siempre consigues lo que deseas ¿tú sabes cuantos son tan afortunados como tú? jajaja ¡¡solo yo!! jajaja
¿sabes por qué? nunca deseé tener nada, así que, siempre tengo más de lo que deseo siempre:-)


Un beso grande


PD
¡¡vaya morro TEMU!! se lo pienso decir a tu hijo:-)

Atapuerques dijo...

Fíjate, Kokycid, que yo te hacía a tí, más de Cinexin.
Ahora, al paso que vas, yo que tú me pedía un Ferrari 599XX.