domingo, 4 de julio de 2010

VERANO, SOL Y CALOR


Siempre he soportado mucho mejor el calor que el frío. Soy un hombre de primavera y de verano. El otoño me deprime y el invierno me encoje hasta extinguirme. En primavera, el sol me espabila y vuelvo a sentirme conectado al planeta y a la vida. Después durante el verano alcanzo mi mayor plenitud, paseando al sol con niqui, pantalones cortos y chanclas. Pudiendo salir a correr todavía con luz del día y disfrutando de los pinares de la Cartuja. Descalzándome para pisar tierra, hierba o arena a la menor oportunidad. Y si pienso en la arena, el deseo vuela hasta la playa, mi escenario perfecto. Puedo pasar días enteros en la playa, con un libro, unos bocadillos y una botella de agua. Nada más. Ni sombrilla, ni cubo, ni pala, ni iPod, ni protector solar. Nada. No necesito ni siquiera toalla, de hecho prefiero tumbarme directamente sobre la arena. Los rayos de sol masajean y distienden mis enroscados y atrofiados músculos y el ruido amable y acompasado de las olas me retrae a sensaciones pasadas de adolescencia recién estrenada en eternas vacaciones familiares.
¡Madre mía como me gusta el verano y que ganas tenía de que llegase!. Ay... (suspiro).

5 comentarios:

Judit Esteban dijo...

No coincidimos, Koky. Es mejor el frío para correr, para escribir, para deprimirse... Lo digo siempre, lo mejor del verano es que dentro de poco llega el invierno. El sol está bien para un rato. ;)

calmaleón dijo...

Judit majilla ,totalmente de acuerdo contigo...para mi suelen ser mejores los inviernos, que los veranos, no se por que exactamente...la verdad es que disfruto pisando un charco o viendo el reflejo de las farolas en las calles mojadas.

soy mas ave de noche.

Álvaro Tilo dijo...

Ma apunto también a la primavera y el verano y sobre todo al sol. Me encantaría haber nacido o estar viviendo en esos lugares donde la primavera siempre es eterna.

He vivido en Andalucía donde el calor del verano es fuertísimo y me adapté muy bien a esos climas.

Un cordial saludo

Temujin dijo...

Yo soy de invierno, en invierno el cielo es más claro y se respira mejor. La luz en Burgos en un dia de invierno al mediodia es preciosa, cielo limpio, pulmones limpios. Para hacer deporte prefiero invierno, ya ves...Un saludo. He tardado pues no se me actualiza tu blog en el mio...

María dijo...

Antes que nada KOKI,

disculpa mis ausencias, últimamente ando un poco descontroladilla y parece que cuando no es una cosa es otra, por eso empiezo por la última entrada que me he perdido.

Yo, como tú, me encanta la primavera y el verano y sobre todo me encanta el mar, en medio de él, en la playa, desde las rocas, con o sin toalla, con o sin protección ( muy mal por cierto:-) y mejor con libro, pero también perfecto mirando el horizonte, sieeeeeeeempre es perfecto el mar.

Único problema del verano, cuando hace demasiado calor, a mi eso me aplana, más si me pilla currando, pero en fin, sea como sea, mejro pasarse de sol, que de lluvia...

¡¡Que lleguen prontito las vacaciones, porfa!! :-)


Muchos besos.