lunes, 26 de octubre de 2009

9 HOYOS EN PLENO ATLANTICO


No deja de darme pena que la mayoría de los consumidores soñemos con escaparnos de vacaciones a los destinos "fabricados" cada cinco o seis años por los grandes operadores, haciéndonos olvidar los que estaban en boga hasta entonces. Trabajo en una agencia de viajes y vivo de ello, asi que no seré yo quién se empeñe en abrir los ojos al cliente y explicarle que un fin de semana en el Parador de Caceres, difrutando de su arte y su gastronomía, puede resultar infinitamente más gratificante que una semana panza arriba en alguna lejana playa de moda, coco-loco va, coco-loco viene. Ahora últimamente lo que se lleva son los cruceros. Me parece muy bien. Que queramos disfrutar de la brisa marina, conocer cinco o seis ciudades diferentes en solo una semana y si tenemos suerte toparnos con el encantador capitán de "Vacaciones en el Mar" es comprensible. Pero, como en casi todo,en esto también se nos ha ido la olla. El otro día abro un periódico y me encuentro con un anucio a pagina completa de una naviera de cruceros cuyo eslogan venía a decirmás o menos "Juega al golf en un campo de nueve hoyos en mitad del mar" y salia un tio muy ufano, sonriendo pletorico con su polo del cocodrilo, su pantaloncitos, su jeto bien bronceado y su palo del nueve (el handicap no salia en la foto porque debia estar en la sauna). Detrás la foto de un macro buque, en una de cuyas cubiertas se veia efectivamente un enorme campo de golf. El anuncio rezaba: "Disfrute de sus vacaciones en un gran barco con campo de golf de 9 hoyos, rocodromo, pista de patinaje sobre hielo, cine, casino, y todas las diversiones que pueda usted imaginar".Desde hace años las compañias se pelean por botar el barco más enorme e histerico del mercado: 15 plantas el Leyenda, al año siguiente 16 el Soberano, y al proximo 16 el Oasis (siempre seguido del apellido "of the seas" que viste más en el mundo marítimo que un "De Rivera" en el mundo taurino). Si el tuyo tiene una piscina, yo al mio le planto dos -una de ellas olimpica- , y un par de canchas de tenis, y un jardin, y una sala de cine 3D, una piscina con olas para los surfistas, y un campo de golf y un rocodromo y una pista de formula 1 y un campo de hípica y un "aqua theater" (ahí es nada) y , y... y....y.... ¡y el mio más, joder!¿De verdad es necesario disponer de un campo de golf de nueve hoyos, de un rocodromo y de una pista de patinaje sobre hielo para poder disfrutar de nuestras vacaciones...? O nos falta imaginación o algo peor. Aún así no tendria nada que objetar, sino fuera porque esos enormes monstruos y sus ocupantes no paran de verter deshechos al mar. Y no es comparable la contaminación que produce el motor de un barquito de pesca con la de los motores de estas moles, ni la cantidad de residuos que genera uno y el otro, ni tampoco el daño global que causaban cuando eran tan solo una docena los cruceros que pululaban por el mundo frente al que producen los cientos de ellos (si no son miles) que navegan hoy en día para deleite de las masas (y prefiero olvidarme de que se va a hacer después - cuando se queden "pequeños"- con tantísimas toneladas de chatarra).Lo dicho: ¡una puta locura!.

.

3 comentarios:

BIPOLAR dijo...

Fenómeno de lexicalización de "haiga"

Curiosidades de uso

En España, en los años de enriquecimiento por el estraperlo, ciertos nuevos ricos, iletrados, iban a comprar un coche y, cuando les preguntaban cuál querían, respondían el más grande que 'haiga'. De ahí pasó a comprarse un 'haiga'

Ámbito

Evidentemente, por ser un término surgido en España por razones de su historia y ciertas características sociales que se derivaron de ella, el sustantivo haiga es españolismo.

FUENTE: Wikilengua

Atapuerques dijo...

¿Qué ha hecho Ud. de mi Bipolar?. Haga el favor de dejarnos disfutar del ella al resto de los mortales.¡POR FAVOR!

KOKYCID dijo...

¿Yoooo...? ¡A mi que me registren! Debe andar liadísima.