viernes, 11 de septiembre de 2009

CAMBIO, CHANGE, EXCHANGE, WESCHEL

Curioso lo de los cambios... Si la doméstica monotonía (que no la monotonía doméstica) y la bien conocida rutina se instalan en mi vida, entonces espero expectante algún cambio, por mínimo que este sea. A ciegas. Sin saber muy bien cual será su naturaleza. Por otra parte, me asustan los cambios: hay que adapatarse a ellos. Demasiados cambios me aturden y pierdo mi centro de gravedad permanente (del que hablaba Battiato), pero en determinadas circunstancias cuantos más cambios sufro o disfruto (dependiendo de su signo), más quiero. Unas veces los vivo y otras solo los observo. Hay cambios pequeños (casi imperceptibles) que me suponen una brutal sacudida de pies a cabeza y por contra, algunos que a pesar de ser enormes, apenas me alteran el flequillo. Diariamente sufro cambios, grandes, medianos y pequeños, de algunos soy consciente y otros pasan desapercibidos, de hecho la vida es continuo cambio. ¿Hay un gigantesco cambio a la vista en mi vida o son sólo temores o ilusiones?... Continuará.

.

4 comentarios:

BIPOLAR dijo...

Creo que ya estás preparado para ser una falla tectónica. Ahí sí que se tienen que notar las sacudidas, ufff... trepidante.

BIPOLAR dijo...

Michael Jackson... me inspira mucha ternura. :(

BIPOLAR dijo...

jo no puedo evitarlo desde que soy pequeña, son cosas miméticas, pero es leer uno de estos carteles y no parar..."cambio, change, exchange, weschel"

KOKYCID dijo...

A mí me ocurría igual (te lo juro), me atraían poderosamente y no paraba con la cantinela como un loro "cambio, change, exchange, weschel". A lo mejor es una poesía secreta, un mensaje subliminal, un mantra mágico... Hay otro que me pillo en la adolescencia en las playas en verano "Fantaaaa, limoooooon,ceeerveeezaaaa.., fantaaa,limoooon, cervezaaaa..."