miércoles, 9 de septiembre de 2009

QUE JODIDO ES ESTAR JODIDO

Y que bien se esta cuando se esta bien. Y que poquita cuenta nos damos... Hasta el gorro estoy de mis dolores de espalda y cervicales. Son ya más de dos meses seguidos (creo recordar que empezaron por allá por los Sanpedros) sin un día de tregua. Y sea o no sea el pensamiento generador, necesito desahogarme, desquitarme y gritar a los cuatro vientos y escribir en mi blog (que para eso es mio) que estoy hasta los cojones. Que estoy aburridito. Cuando parece que noto alguna mejoría, enseguida, ¡zas!nuevo latigazo. Iba a dejarlo en borrador, pero lo publicaré para leerlo cuando este bien (espero que sea pronto) y darme cuenta de la caducidad de los estados de animo, de lo variable que es todo y que nada (ni lo bueno ni lo malo) es eterno (gran consuelo...).

.

2 comentarios:

BIPOLAR dijo...

JAJAJAJA hasta los mismísimos. Usted lo que tiene es tensión emocional. Al final siempre es cosa de los nervios, esos grandes desconocidos.
(Esto te lo acabarán diciendo)

Raúl Urbina dijo...

La verdad es que es un dolor extenso, desde el cuello hasta los mismísimos hay un buen trecho. Ejercicios de cuelllo ¡que tienes que hacer también después de correr, que te conozco!