martes, 18 de agosto de 2009

NADA QUE CONTAR

Pues eso: nada que contar. Mitad de agosto, unos dolores de cuello-espalda que me tienen frito, un trombo en la pierna de Patry, una casita de pueblo en perspectiva, y Santander a la vuelta de la esquina. La tercera parte de Milenium infumable y eterna, las carreras suspendidas por el momento. Una continua sensación de ensoñación y una apatía generalizada e invencible. No me gusta dejar pasar los días así: gastándolos en vez de disfrutarlos. ¡Pero es lo que hay!

.

1 comentario:

BIPOLAR dijo...

La nada casi se devora el mundo de La Historia Interminable. La nada es un abismo.