jueves, 16 de julio de 2009

REGRESO AL FUTURO

Siempre me trajo loco la relación espacio-tiempo, recuerdo que a mitad de los ochenta la peli "Regreso al futuro" acabó de marearme del todo. A día de hoy tengo más o menos claro la posibilidad de coexistir en el mismo tiempo pero en diferentes espacios (Murakami en Tokio y yo en Burgos compartimos tiempo, pero evidentemente no espacio) y el que uno no tenga la menor idea de la existencia del otro, no le priva al segundo de su cotidiana realidad.
Lo que es harina de otro costal es si en el mismo espacio pueden convivir diferentes tiempos. A entraría ya el tema de los planos y las dimensiones. ¿Puede en esta misma oficina en la que ahora estoy yo, trabajar un alfarero medieval, e investigar un ingeniero genético del futuro, mientras yo vendo viajes, compartiendo los tres el mismo espacio pero en diferentes tiempos, planos o dimensiones...? ¿Es el espacio cóncavo y alterno en lugar de plano y continuo, y tiene diferentes estratos...?
De todas formas, si tenemos en cuenta que para cada uno de nosotros nuestro referente frente a la realidad que habitamos y experimentamos es nuestro propio yo y el resto es sólo secundario, variable y caduco, ¿por que le damos tanta importancia a estas preguntas y por que nos resulta tan importante estar en un lugar o en un instante determinado?, ¿por que esperamos a ver atardecer frente al mar para sentirnos felices si tan solo es decorado y lo realmente reseñable es nuestra propia identidad? ¿por que no disfrutamos bajando al garaje a por el coche y sí tomando unos vinos con los amigos, cuando somos tan nosotros mismos en una como en otra circunstancia?.
Si mi identidad es mi razón de ser, lo primero, lo básico, lo elemental, prácticamente lo único cierto e importante... ¿por que no gozo de la existencia en si misma, sea ahora, antes o después; sea aquí, allí o allá?
¡Madre mía que jaleo!.

.

2 comentarios:

Charlin dijo...

¿Jaleo? leete este: http://es.wikipedia.org/wiki/Filosof%C3%ADa_del_espacio_y_el_tiempo

BIPOLAR dijo...

Seguramente la respuesta radica en el planteamiento. Para cada uno la realidad inmediata es la que vive, pudiendo ser incierto o estar distorsionado lo que pasa a nuestro alrededor y de lo que no tenemos un dato palpable e inmediato. Partiendo de esta base, si no estamos dotados con la capacidad de percibir la realidad más allá de nuestro espacio conocido, "soy lo que vivo", ¿quién dice que no se sucedan otras situaciones en el mismo espacio? Está ahí, pero no tenemos la capacidad para visualizarlo. Como tantos otros instintos animales no desarrollados en el ser humano.

La felicidad es un placebo para soportar la realidad. ¿existe Matrix?

(creo que he escrito la misma reseña con otras palabras, pero ya no lo borro)

Esta película nunca pasa de moda y siempre resulta muy atractiva.
Me gustó este jaleo. Muchísimo.