miércoles, 3 de junio de 2009

LUGARES MAGICOS


Desde hace unos días, -se ve que la primavera me estimula-, salgo de casa una hora antes de lo habitual y me acerco hasta la catedral. Me siento en la terraza del Bofín a tomar un té con limón y a dejarme acariciar por el sol blandito y recién colgado de la mañana. A ratos leo, a ratos trato de pensar, pero casi todo el tiempo se me pasa contemplando embelesado la catedral. Con los primeras luces del día aún resulta más grandiosa, un hermosísimo bordado en piedra que captura la mirada y dilata la pupila -la vista que uno tiene según se acerca doblando por Martinez del Campo, desde la calle Ntra. Sra. de la Asunción (Patronato de Turismo), es sencillamente orgasmica-.
En algún sitio he leído, que todos los grandes templos , sean de la religión que sean, fueron erigidos en lugares muy especiales, donde confluían ciertas energías, y que por eso suelen ser elegidos para el recogimiento o la meditación, incluso por personas que no profesen esa fe. Yo no tengo ni idea de a que achacarlo, pero lo cierto es que la mera contemplación de la catedral de Burgos, a pesar del ajetreo de comercios, turistas y restaurantes que la circundan, me relaja, lentifica mi respiración y me inunda de paz el alma.

.

4 comentarios:

BIPOLAR dijo...

Es mágica y bella. Me encantaba refugiarme en su interior (cuando no había barreras), en su balaustrada, en el jardín de la plaza al lado del tren. Sólas ella y yo. Es mágica y bella.

BIPOLAR dijo...

La imagen es preciosa.

KOKYCID dijo...

Hoy he entrado y me ha desagradado,llena de barreras y barrotes. LLena de carteles y de solicitudes de donativos, parece el mercado del que Jesús expulsó a latigazos a los mercaderes. ¿Por qué hay que comerciar con todo y cerrar y delimitar cualquier espacio?

Anónimo dijo...

Buenos días, KOKYCID:

Qué maravilla, ver la Catedral, con esta luz de la fotografía. Y ésa puerta...

Saludos. Gelu