sábado, 23 de mayo de 2009

ALPINO 12 COLORES

Siguiendo la recomendación de una amiga para mejorar , no logro recordar si mi primer o segundo chacra, que debo tener obstruido, flojo, distorsionado, jodido o no se que..., me he comprado unas ceras y una caja de pinturas. Las ceras aún no las he abierto. La caja de pinturas es de Colores Alpino de las de toda la vida, con su cervatillo corriendo hacia la pintura que hace las veces de poste kilométrico, por un bucólico prado con un fondo de montañas nevadas. Como realmente nunca he dejado de ver estas pinturas (son de las pocas cosas que permanecen inmutables en los escaparates y en las secciones de librería de los grandes almacenes, desde mi ya muy lejana infancia), el tener la caja en mis manos, sacarlas y empezar a utilizarlas no me produjo ninguna sensación especial, salvo la de percatarme de mi torpeza a la hora de intentar trazar unos pocos garabatos coloreados.
El subidon, el vertiginoso salto de espaldas hacia el pasado (como cuando en el cine el malo sale despedido hacia atrás después de recibir el trabucazo en pleno pecho que le propina Stallone), la caída al abismo decía, se produjo cuando esta mañana, con un saca puntas de lápiz de ojos, me puse a sacarles punta. Ese hecho trivial , tantísimas veces repetido de manera casi inconsciente en la infancia, sin ninguna importancia vital, esas maderas terminadas en puntiagudos colores me inundaron repentinamente la cabeza, golpeándome con olas de sensaciones olvidadas y de recuerdos de colegio, de compañeros de pupitre, de tiza y borrador, de escuadras, cartabones y transporta ángulos, de circunferencias, radios y diámetros... Aveces un olor, una canción, una palabra, o una imagen nos transportan tan nitidamente a un pasado remoto que creíamos extinguido, que nos hacen dudar del inexorable paso del tiempo, y plantearnos la posibilidad de que ambos momentos convivan en dos dimensiones paralelas que jamás llegan a tocarse.


.

1 comentario:

BIPOLAR dijo...

Ay Mazinguercito... tienes que continuar escribiendo porque transmites

(qué soso tildado de cursi resulta este paisaje bucólico)...