jueves, 9 de agosto de 2012

DEMAGOGIA GRATUITA. POPULISMO PELIGROSO.

Hace ya bastante tiempo que intento no hablar de política ni de nada parecido. No merece la pena,  y sobre todo no se lo merecen ellos (la clase política que nos ha tocado en suerte).
Pero el asalto de ayer a Mercadona  y el ver después en facebook a gente que los apoya, me ha hecho romper mi voto de silencio.
La demagogia y el populismo son gratuitos y además cuando se utilizan para enardecer masas aborregadas resultan tremendamente efectivos.
Hay en el ambiente unas ganas enormes de liarla, de hacer algo, lo que sea, lo mismo da una cacerolada, que una huelga de hambre, que una concentración silenciosa...Andamos medio desesperados, se han estado riendo de nosotros, los unos y los otros, con el beneplácito de nuestro cómodo conformismo. El descontento no sólo está más que justificado, si no que resulta imprescindible para poder cambiar las cosas. Pero por amor de Dios..., ¿cómo se puede justificar el robo -fue robo, ni siquiera hurto, ya que hubo fuerza y violencia-, sea a un supermercado o sea a una tienda de gominolas, en aras del reparto de la riqueza? ¿Estamos totalmente idiotizados o qué nos pasa?.  Hay que ser tremendamente gilipollas para calentar así a la gente y pretender luego tenerla controlada y que no se salten los limites que uno quiere (si es que tan siquiera el tipo éste ha sopesado las consecuencias de su acción, que lo dudo mucho). Va de Curro Jimenez y después resulta que se acongoja y dice que a él no pueden ni juzgarlo ni detenerlo ya que ni tan siquiera entró en el super, que se limitó a permanecer fuera observando. Ahí lo tienen: además de"iluminao", valiente. Lo tiene todo.
Y le pregunto yo al imbécil en cuestión:  ¿cual va a ser el criterio a seguir a la hora de robar?... ¿quién va a ser el guapo que diga a este sí y a este no?...Seguramente el sujeto tendrá un coche, una casita, un reloj, un salario...  (y me jugaría el pescuezo a que no es un R-7, ni una chabola donde le tío Raimundo, ni un Casio ni un sueldo base). Pues que empiece a rezar no vaya a ser que un senegalés cualquiera o un etiope que le de por hacer cálculos, se de cuenta que si le "ocupa" el cochecito o asalta la casa del barbas, le llegará para dar de comer a su familia durante un par de meses. Es obvio que no resulta justo que unos tengan tres grifos en casa , mientras que otros tienen que caminar tres kilómetros para conseguir un poco de agua insalubre.
Ojito, que eso del reparto de la riqueza, si nos ponemos en serio, sin demagogias ni chorradas, tiene mucha miga ¿eh?. Que vivimos todos (a pesar de esta crisis salvaje) como reyes, que a menos de 500 kilómetros tenemos gente que sobrevive con un euro al día. Pero esto nunca nos ha interesado ¿verdad?. Si queremos repartir la riqueza, hagamoslo, seamos consecuentes.
Va, dale..., ¡con un par!: vamos a repartir. Pero no a robar.
¡Caterva de imbéciles hay, madre!.

1 comentario:

TeresArroyo dijo...

"¡Caterva de imbéciles hay, madre!"

triste manipulación...