miércoles, 13 de octubre de 2010

33 MINEROS, 33 EJEMPLOS

Treinta y tres mineros, sesenta y nueve días, setecientos metros de tierra sobre las cabezas, seis voluntarios que bajan para ayudar en el rescate, un sólo país, y el mundo entero pendiente de las televisiones.

Hoy ha sido (esta siendo) un día trepidante. Inolvidable. Necesitabamos escuchar alguna nueva esperanzadora entre tanta continua noticia de guerra, hambre y desastres naturales. El rescate, uno a uno y cada cuarenta y cinco minutos, de los mineros chilenos atrapados es una de las mejores cabeceras de telediario de los últimos años. A estas horas ya están fuera veinticuatro, y espero que según lo previsto, mañana me despierte con todos ellos sanos y salvos disfrutando de sus familias.

Treinta y tres mineros, treinta y tres ejemplos. Gente integra, trabajadora, que es capaz de mantener el tipo en circunstancias inimaginables durante más de dos meses, sin comerse los unos a los otros. Con más de quince días de total incertidumbre, interminables horas de los primeros días de enterramiento: "¿Sabrán tan siquiera que estamos vivos?, ¿nos localizarán?, ¿podrán sacarnos vivos a todos?, ¿como?..."

Después llega la comunicación con el exterior y los ánimos de los familiares y el apoyo de todo Chile. Los mineros atrapados no solo no se vienen abajo, sino que en cada transmisión dan ánimos a sus familias, ¡alucinante!.

Las comparaciones son odiosas, pero por pasar el rato, imaginemos como habría transcurrido esta misma situación en España:

Lo primero de todo es depurar responsabilidades: abrir un par de comisiones de investigación (una en el Congreso y otra en el Senado). Si los mineros no se han matado antes los unos a los otros, el salvamento se programa en hora de máxima audiencia y lo retransmiten en el "Salvame diario" (no por nada, si no porque el nombre del programa resulta muy apropiado). El Gobierno para demostrar que somos autónomos y suficientemente capaces, desoye a los técnicos de la Nasa y sus consejos yankis. Por respeto a otras culturas se prohibe a los mineros y a sus familiares lucir simbolos religiosos y las muestras públicas de fe, tales como santiguarse o caer de rodillas y dar gracias a Dios. Rajoy después de echarle la culpa del derrumbe al ejecutivo, exige su hueco a pie de mina para chupar la misma cantidad de minutos de tele que el Zapa. Candido Mendez acusa al PSOE de hacer campaña en beneficio propio con las vidas de los trabajadores y trabajadoras mineros. En el campamento nada de banderas ni de gritos de "Viva España", no vaya a degenerar esto en un acto españolista. Bibiana Aido promueve un debate sobre la conveniencia de que bajasen "en paridad" rescatadores y rescatadoras. Cada minero que llega a la superficie ondea una bandera diferente (que si la señera, la ikurriña, la del Principado, alguna que otra marroquí, una de la UGT, dos de CC.OO, la de Villarriba, la de Vilabajo...). Y no quiero ni pensar en la variedad de titulares completamente distintos de los diferentes periódicos según sus ideologías (eso da para otra entrada aparte).

En fin: hoy, de haber sido chileno, me hubiera sentido orgulloso.


.

13 comentarios:

BIPOLAR dijo...

Totalmente de acuerdo pero para mí te sobra esto:

" se prohibe a los mineros y a sus familiares lucir simbolos religiosos y las muestras públicas de fe, tales como santiguarse o caer de rodillas y dar gracias a Dios"

No existe ninguna caza de brujas. La fe está perdida por sus propios creyentes, por los que viven la religión como una conveniencia social y por algunos ministros del evangelio, no hay que culpabilizar al resto.

BIPOLAR dijo...

Mira, mira, el tuerto es el Rey en el país de los ciegos:

http://www.elpais.com/articulo/internacional/32000/euros/exclusiva/elpepuint/20101014elpepiint_3/Tes

Temujin dijo...

No te lo vas a creer, ayer vi cuando sacaron al ultimo minero y pensé algo parecido. ¿Que hubiese ocurrido en España en semejantes circunstancias? El paisaje y el paisanaje por ti descrito, me parecen muy acertados...

Temujin dijo...

Bueno Bipolar, no estaria yo tan seguro de eso...

Álvaro Tilo dijo...

Veo que esa preocupación se nos ha presentado a todos. ¿Qué hubiera ocurrido si el hundimiento es en España? Haces, Koky, una valoración muy acertada y seguramente hoy estaríamos llorando por 33 mineros muertos.

La actuación del Presidente chileno, arrropado por todo su pueblo, es digna del mejor elogio y debería servir de ejemplo, cosa que desgracidamente no ocurrirá.

Un cordial saludo.

María dijo...

Pues mira KOKI,

yo no soy chilena y no sólo me sentí orgullosa, es que me mocioné como una gili, que... ¡¡vaya mérito el de esta gente!! que es cierto que ver cómo por una vez, la película termina bien , para los buenos es un gustazo indesciptible.

Y sí Bipolar, me temo que confundes, la falta de fe en la jerarquía eclesiástica que ahí me temo que casi todos ateos, con las creencias de cada uno. Y sí Bipolar, en según que sitios, todas esas muestras de fe de las que habla KOKI, te colocan una cruz... pero en la frente. No hay culpas, hay realidades.

En fin, me alegro de ser testigo en directo de un pequeño o gran milagro de los de empezar a creer, pero esta vez, en el hombre.


Un beso y feliz noche

BIPOLAR dijo...

Me parece alucinante, sinceramente.
Respeto vuestras creencias y ¿sabéis cual es la diferencia? que antes no podíamos hablar de ello y ahora sí. Eso es lo que notáis, no otra cosa. Y por eso duele, porque antes parecía que existía una única verdad y ahora que hay más libertad para expresarse, yo digo, abiertamente, que ni la vuestra, ni la mía, ni la de ninguno, es la verdad absoluta y que todos nosotros somos mortales de necesidad, ningún ser es superior a otro, ni los ministros de ninguna creencia y que lo que verdaderamente importa es ser buena persona y no joder al vecino.
Y si en esto último no estamos de acuerdo, entonces, creo que no existe nada más que aportar por mi parte.

:)

Raúl Urbina dijo...

Más que en el debate periférico, me quedo con esos 33 mineros y su saber estar. Por otro lado, muchos chilenos (en Chile y uera) le han dado unas cuantas vueltas a su Presidente.
Insisto: me inclino hacia el aplomo de estos hombres encerrados en el centro de la Tierra (la de la mina y la televisiva).

miguel vivanco dijo...

mando este blog que ve la cosa desde otro ángulo.

Y un comentarista (JOAN) que se situa en las antípodas le responde,

fue la cohesión a través de la fe en Dios y la comprensión del sentido la que ayudo a permanecer en vida a estos mineros. Los cuales todos dieron gracias a Dios nada más salir; uno de ellos entrará al seminario...

aniki dijo...

Está claro que en España hubiéramos hecho de este rescate un culebrón presentado por la Esteban.
Muy buen homenaje a estos hombres que han sabido estar unidos en la adversidad.

Besos, koky

Atapuerques dijo...

Me tragué por televisión todo el rescate de estos mineros, lo que para mí significa un triunfo del hombre y su tecnológía, aunque en el mundo animal se podría encontrar pruebas similares de superación.
Como uno ya conoce el paño, me limité a ver las imágenes quitando la voz para evitar interferencias y distorsiones político perodísticas con lo que me ahorré el cabreo de escuchar mucha sandez.
Vista la experiencia voy a intentar, conocer de que pie cojea cada uno, qué lee, qué cadena escucha y procuraré "ver" los telediarios sin voz. Ser buena persona, quererse uno mismo y no joder al prójimo.

María dijo...

Bueno BIPO,

no tengas duda alguna ¡¡naturalmente estamos contigo y con ATA, en que la cosa es lo que decís!!

¡¡SER BUENA GENTE!!
Y también tienes razón en que efectivamente ahora hay más libertad que antes, lo cual es estupendo.

Por si tú lo has supuesto, a mi no me han escocido tus palabras, que también las respeto, pero diciéndote desde ya que yo soy creyente, pero más bien poco practicante, reconozco, que también ha surgido la corriente inversa a la que hasta ahora existía y de pronto, que alguien se santigüe o luzca un crucifijo, es motivo de mofa y esto, también es así.

Yo creo que hay que respetar a todo el mundo, cada cual, con lo suyo y sí, dicho todo esto, creo que es bonito ver el coraje de esta gente para sobrevivir, se hayan agarrado a lo que se hayan cada uno, estoy con ATA, les ha salvado la tecnología, psicológicamente a lo mejor también su fe.

ATA, yo también le quitaba el volumen, que algunos comentarios resultaban vomitivos, me temo...
Demasiado oportunismo, demasiada medalla y mucho chupa cámaras...para variar...Y lo que nos queda, sino la tiempo :-)


¡¡Ah, KOKI!! que yo en realidad venía a decirte, que te he dejado en mi blog algo para ti, bueeeeno, mejor...
PARA TU MADRE...¡¡ojalá os guste a los dos!!:-)


Muchos besos y feliz día para todos.

BIPOLAR dijo...

Tengo varios crucifijos, me los pongo si quiero porque el valor al símbolo se lo da cada uno, como a una alianza.

María a mí no me escuece nada, sólo tengo catarro.

Besos a las mujeres y abrazos a ellos.

Amén.