jueves, 9 de septiembre de 2010

¿AGACHARSE...?, ¡QUE VULGARIDAD!.


Nunca me había fijado hasta ahora. Parece que nos da vergüenza agacharnos. Si, suena tonto, pero es real. Me fije estas vacaciones. Estaba metido en el coche esperando a la entrada de un hospital y veía una lata de coca-cola tirada justo al pie de la escalera de acceso. Todo el mundo que pasaba se percataba de ella y la esquivaba, pero nadie se atrevía a inclinarse para recogerla y tirarla en la papelera que estaba a menos de metro y medio. No había más que agacharse, cogerla y alargar el brazo para echarla a la basura. Estoy seguro que alguno lo pensó, incluso alguno deseó hacerlo, pero debió de darles vergüenza: "¿por qué voy a ser yo el que lo haga si nadie lo ha hecho?" , "a ver si se creen que sufro complejo de inferioridad"... Parecía que hacerlo supusiese exponerse a una humillación pública.

Lo mismo paso dos días después en la playa. Una garrafa de gasóleo de las de las barcas de pescadores estaba en la arena en mitad del camino que llevaba de las sombrillas a la pasarela de salida. La papelera en este caso pillaba dos pasos más alante. Observo un buen rato desde mi toalla e igual comportamiento: gente que pasa, ojea, dribla y continúa tan ufana.

Huelga decir que como soy un sinvergüenza y un paria, en ambos casos, me arme de valor y de morro para vencer el pundonor y me encargué personalmente de tan inmorales asuntos.

De verdad que estoy convencido que más de uno quiso agacharse y hacer lo que sentía que debía hacer pero su alto sentido de la dignidad y de la vergüenza le propino un oportuno latigazo de ciática para impedírselo.

La pregunta es: ¿ hubiese presenciado las mismas reacciones de indiferencia y soberbia si en vez de una garrafa y una lata lo que se tropezasen en el suelo fuese una cartera de Carolina Herrera o un iPod...?.


.

6 comentarios:

Pandora dijo...

No en esos casos no hay verguenza que valga la pena quedarsela para no recojerlo

Muy bueno el texto

BIPOLAR dijo...

El extinto guardia urbano es lo que necesitamos. Porra, pito y civismo.

Yo no me agacharía por problemas de salud, el resto que bese el suelo.

:P

Temujin dijo...

Pues yo me he agachado muchas, muchas veces... También he ejercitado la memoria en recuerdo de los progenitores de quien dejan cosas así por la calle... Como ves, doble ejercicio mental y físico....

Judit Esteban dijo...

¡Ya era hora, Koky!, nos tenías completamente abandonados...

Estoy de acuerdo contigo, la vergüenza y el sentimiento de inferioridad nos lleva a no hacer lo que queremos hacer. Alguno siempre hay que tiene el par que se necesita para salirse del rebaño. (¡ Menos mal!)

Un abrazo :)

Álvaro Tilo dijo...

Me alegro Koky de tu regreso después de unas largas y supongo que merecidísimas vacaciones.

Nos hemos vuelto insolidarios en todo y las buenos modales en muchas casos, demasiados, han desparecido. Es una lástima.

María dijo...

Pues fíjate KOKY,

yo no creo que ninguno de los que no recogió la lata, ni la garrafa, dejara de hacerlo porque se sintiera inferior agachándose, me temo que no lo hicieron por PURA COMODIDAD O VAGUERÍA, yo creo que esa es la razón fundamental por la que casi nadie hace ese tipo de cosas, costando tan poco.

Y oye, tú de paria nada, en todo caso , cívico como pocos. Ya podíamos tomar nota el resto...bueeno, yo a veces también lo hago, sobre todo en la playa, no soporto que la irme, queden cosas tiradas y me da igual si son mías o no...cualquier día me llevo la fregona:-)


Muchos besos KOKY

¡¡qué bien que has resucitado!!
Subo...