jueves, 10 de junio de 2010

TENDER LA ROPA.

No se poner la lavadora. Nunca la he puesto. En cambio plancho a nivel casi profesional y cuelgo la ropa como nadie.
Suelo usar un tendal (o tendedero) de interior, de esos de pie. Si la colada es de ropa blanca me gusta, el olor es riquisimo. Pero si es ropa de color, disfruto todavía más, el reto es mayor.
Cualquier psicoanalista de medio pelo podría definir mi carácter con tan solo ver uno de mis tendales: "Un tipo obsesionado por el orden, maniático, perfeccionista, que no puede dejar de medir y calcular, y que busca la perfección como si de ella dependiese su salvación". (Otro día hablaré de cómo se puede también sacar conclusiones sobre la personalidad de quien echó la ropa a lavar, según desabroche o no los botones, se quite la camisa dejando las mangas del derecho, del revés, o una hacia dentro y la otra hacia fuera..., pero eso llevaría ahora demasiadas lineas y tengo poca batería).
Los calzoncillos con los calzoncillos. Las bragas con las bragas. Una fila de pinzas rojas, otra verde, y otra amarilla. Nunca mezclo en la misma cuerda dos pinzas de diferente color salvo que forme alguna serie alternándolas (una roja, dos amarillas, una roja...). Las toallas con las toallas, primero las grandes, después las pequeñas. Las camisas según los tonos. Calcetines de deporte (kalenji negros) por un lado, ejecutivos por otro. Mil veces he intentado colgarlo todo a lo loco, sin mirar, pasando del orden y del concierto. Pero no he podido. Es superior a mis fuerzas. Mi sentido del orden no se desconecta jamás, muy a mi pesar.
¿El tendal de fuera, el "avión"...?: Casi nunca lo utilizo: la paranoia podría llegar al paroxismo, ¡ahí, encima , hay público!.

(No pongo foto, porque cualquier día de estos saco una a uno de mis tendales, que se lo merecen, y la añado).

.

2 comentarios:

BIPOLAR dijo...

ya verás como a medida que se incrementen las coladas el orden del tendal será menos cuadriculado.

2ª fila y siempre junta la ropa interior, las toallas ocupan una fila postrera y se llevan las pinzas de madera que me producen dentera. Pantalones esquina derecha y el resto como se pueda.

Los calcetines sobre el radiador. Sin él la colada sería siempre colada y no secada en nuestra ciudad.

Proverbio chino decir: Lo que en orden se tiende, se recoge y clasifica con más facilidad.

María dijo...

Jajajaja KOKI,

¡¡justo lo contrario que yo!!

Tú ves como tiendo yo la ropa y te pones a llorar como una Magadalena, estoy segurísima y lo de la lavadora, otro tanto de lo mismo.
Si a mi me psicoanalizan a partir de esas labores, el informe se reduce a una palabra con letras giagantes ¡¡DESASTRE COMPLETO!!

Pero es que lo de la plancha, ya es mucho...a parte de que es lo que más odio en el mundo de la casa, no he visto en mi vida ,nada tan aburrido, no veas lo chapucera que soy. No me enorgullece en absoluto, pero es la triste realidad. tengo una grandísima suerte, casi nunca lo tengo que hacer jajaja


Muchos besos, curiosín. ;-)