domingo, 14 de junio de 2009

VALENTINO O EL PUNDONOR DEL DEPORTISTA

Es muy difícil, por no decir imposible, ver, en estos tiempos que corren, a un deportista de élite, dándolo todo en la competición, dejándose la piel y el alma. La gran mayoría de ellos una vez alcanzan el olympo de los dioses se duermen en los laureles y prefieren dedicarse a mostrar sus hermosos caretos recién afeitados en vallas publicitarias o lucir los relojes y las camisetas de moda en fiestas e inauguraciones y así recibir unos ingresos incluso superiores a los que reciben por el desarrollo de su profesión propiamente dicha. Una vez llegado a un determinado estatus en el mundo deportivo, ya no hay que sudar, sacrificarse o incluso jugarse el tipo en el campo de juego, en la pista de atletismo, en la cancha de tenis o de baloncesto, o en el circuito de turno. Basta con mantener tu condición de ídolo de masas.
No soy aficionado a las carreras de motos, pero hoy de casualidad, he visto la del Gran Premio de Cataluña y he flipado. ¡ Literalmente he flipado !. Jorge Lorenzo ha demostrado una casta y unas ganas de triunfar espectaculares durante toda la carrera, pero en su caso es comprensible: es muy joven, son sus primeros pinitos en la "gran cilindrada", aún está ansioso de títulos, fama, autógrafos, contratos publicitarios, portadas de revista...
Pero lo de Valentino es caso aparte: este chaval ya lo tiene todo, tanto a nivel deportivo, como a nivel económico. Su ego esta suficientemente alimentado. Es más famoso que E.T. Recibe reconocimientos en cada rincón del planeta. No le queda deportivamente hablando nada por demostrar, ninguna marca por batir. Su cuenta corriente no debe serlo nada (corriente, digo.). Es difícil que sus resultados , - gane o pierda carreras- , afecten a los importes de sus múltiples contratos a estas alturas de la película. Pero ahí lo tenemos hoy, jugándose el tipo en la ultima curva de la ultima vuelta, a escasos tres segundos de la meta, en una arriesgadísima maniobra adelantando al grandísimo Lorenzo, solo porque él, Valentino, si sale, sale a ganar y a dar espectáculo y éxitos a su publico. Porque hace lo que quiere hacer y disfruta con ello. Y lo hace de una manera coherente y honesta. ¡ Bravo Valentino!.

.

1 comentario:

BIPOLAR dijo...

Que te conste que lo leí ayer, pero ¡qué decir!, si lo único que vi fue a un pobre muchacho que creyó que era la última vuelta y desaceleró, después de todo su esfuerzo. Me apenó mucho. Pero ni sé cómo se llama ni si era la misma carrera que comentas tú. (A veces es mejor no comentar de lo que no se entiende ni jota) brmmm brmmmm (si me daba miedo hasta manejar una vespa, no te digo más)